martes, 12 de noviembre de 2013

Dentro de WikiLeaks

Por: Noé Vázquez

Disidencia al interior.

Título: Dentro de WikiLeaks
Autor: Daniel Domscheit-Berg
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 256
Descargar libro en formato epub

WikiLeaks fue concebida desde un principio como un arma contra corporaciones, estructuras militares y gobiernos. Su labor es la de revelar información que por algún motivo, dichas entidades no quieren que se vuelva pública. Daniel Domscheit-Berg revela en su libro Dentro de WikiLeaks la manera en la que esta organización fue alcanzando determinadas cotas de poder y que convirtieron a Julian Assange en un ícono de la cultura pop a nivel global. La labor de esta organización en un principio discreta, daba origen a suspicacias de parte de algunos usuarios quienes pensaban que la página buscaba desenmascarar a personas que entregaran información comprometedora. El autor de este libro se encuentra con el sitio y empieza a participar en el chat. Descubre que puede involucrarse de alguna manera en el desarrollo del mismo ya que su formación de experto en redes se lo permite. Dentro de WikiLeaks narra la amistad que surge entre  Daniel Domscheit-Berg y Julian Assange. 

WikiLeaks es un fenómeno que empieza a expandirse a partir de su participación en el Chaos Computer Club que normalmente efectuaba congresos en la ciudad de Berlín en el Centro de Congresos. Al principio, el sitio no era muy bien recibido, con frecuencia los confundían con Wikipedia. El autor revela que al principio lo intrigaba un poco el carácter de Julian Assange: desenvuelto, capaz de dar las opiniones más destructivas respecto a quienes consideraba unos inútiles (como el grupo de hackers con los que trataban); de opiniones intransigentes, muchas veces chocante, frecuentemente tenía altercados con sus colegas. El autor dice que al principio lo admiraba. 

El caso de WikiLeaks, su sola existencia, presupone la idea atractiva de que las nuevas tecnologías permiten que personas comunes y corrientes puedan enfrentarse al poder, es una idea un tanto populista; ahora son las personas que filtran información las que pueden poner en jaque a gigantescas corporaciones, asociaciones religiones con mucho poder como la Cienciología, o gobiernos enteros como el de Estados Unidos. WikiLeaks es un peligro si pensamos que compartir información clasificada puede poner en desventaja la seguridad de las personas y al mismo tiempo, WikiLeaks es un instrumento de democratización de la información si pensamos que es necesario conocer la verdad ahí donde el Poder ha sido corrompido de alguna manera, han efectuado abusos contra los derechos humanos, existen corporaciones que han evadido impuestos,  situaciones en las que se han engañado a las personas deliberadamente, o bien, se ha ocultado algún tipo de información crucial que afecta nuestra esfera privada. WikiLeaks capta muy bien la esencia del espíritu del hacker en el sentido de confianza en la libertad, ayuda a los demás, colaboración, democratización de la información, libertad de expresión (de acuerdo a la definición de Eric Steven Raymond) la mayoría de las veces dentro de una cultura de software. La labor del hacker es la David contra Goliat, una persona frente a la pantalla de su ordenador capaz de poner en evidencia a gobiernos y corporaciones, capaz que hacer tambalear las estructuras más siniestras, con la capacidad de organizarse con otros hackers para crear la masa crítica hacia una revolución en cualquier ámbito. 

WikiLeaks empieza a hacerse notorio a partir del escándalo de la banca Julius Bär, el sitio empezó a recibir una gran cantidad de informes financieros, organigramas, correspondencia interna. Debido a la existencia de esos documentos se pudo demostrar que las personas que estaban depositando dinero en estos bancos estaban ocultando fortunas entre cinco y cien millones de dólares por cliente. El banco, a través de un ingenioso sistema escondía la información del dinero que se encontraba en las Islas Caimán, los flujos de efectivo de los intereses a sus clientes, además de los bienes obtenidos por la banca por las comisiones. Todo este flujo de efectivo estaba evadiendo impuestos que podrían haber sido utilizados en los países de origen para proyectos de desarrollo social. Los de WikiLeaks investigaron el asunto, escribieron un resumen y subieron toda la información a Internet y enviaron una nota de prensa. Las reacciones no se hicieron esperar, un despacho de abogados de California envío un correo pidiendo el nombre de la fuente y solicitando quitar la información del sitio. El caso llegó a los tribunales quienes ordenaron el cierre del sitio. WikiLeaks.org había sido borrado de la red. Se desató una ola de indignación por todo el mundo, aparecieron detractores y defensores, había surgido un fenómeno capaz de volar los cimientos ese status quo compuesto por una serie de engaños, hipocrecía y simulaciones en nombre de la secrecía y los acuerdo de confidencialidad. WikiLeaks se había vuelto imparable porque sus enemigos no sabían que tan pronto se cierra un sitio, surgen cientos de réplicas a lo lardo del mundo. 

Otra faceta que hace que WikiLeaks sea tan importante es que casi es una agencia de información con la cual colaboran los medios electrónicos e impresos; a partir del escándalo de Julius Bär, los periodistas de todo el mundo empezaron a citarlos como su fuente de información, luego de su cierre, The New York Times dedicó varios artículos al caso y citar las doscientas páginas clones desde donde era posible acceder a WikiLeaks. La CBS publicó un artículo Freedom of Speech Has a Number: 88.80.13.160, que es la dirección IP del sitio. El sitio se situó en el centro de vértigo, todo pasaba muy deprisa, estoy seguro que cuando sus responsables recuerdan aquellos de días del 2009 piensan que todo ha sido un sueño. Debido a la presión pública, los abogados desistieron de la demanda, el sitio fue vuelto a poner en la red con su dominio y disminuyó el flujo de depósitos a dicha banca. La historia nos da cierto optimismo, a veces puede existir la justicia aunque sea por poco tiempo.

Todo tiene un envés y un revés, el caso de WikiLeaks revela que nadie está por encima del vértigo que nos provoca el poder y la celebridad. Los creadores de WikiLeaks disfrutaban del poder, recibían cientos de correos con amenazas pero sabían que que eran imbatibles. Desde un principio el sitio buscó la manera de publicar todo de manera imparcial, sin importar la vertiente política en que estuviera sustentada la información; luego empiezan a revelar los efectos colaterales productos de las filtraciones de información: las cartas, las amenazas, los chantajes, los intentos de sobornos, las extorsiones. Un caso en el que la férrea intención de revelar información llegó a perjudicar a alguien fue cuando el sitio mostró correos con información sobre el negacionista del Holocausto David Irving al publicar una lista sobre los sitios en los que se iba a presentar en Estados Unidos, lo cual fue desastroso para éste ya que los organizadores de la gira no querían problemas con algunos manifestantes en contra de Irving, además, los correos mostraron la relación entre el controvertido historiador y su asistente.

A medida que WikiLeaks fue creciendo las demandas hacia fuentes de financiamiento se volvieron cada vez más apremiantes, eran necesaria una nueva infraestructura que incluyera más servidores, más colaboradores, más secrecía. Vemos al narrador huyendo por diversos países europeos y comprando tarjetas SIMS para evitar ser rastreado, viendo tras espejo del retrovisor siempre con el miedo a ser detenido o descubierto por los enemigos del sitio. La historia de WikiLeaks parece una historia de espías que intercambian paquetes en la puerta de Brandenburgo. Dos hombres tras un equipo obsoleto que pueden contra el mundo. El autor menciona la azarosa vida que vivía con Julian Assange, describe su caracter como desordenado y paranoico, capaz de un gran poder de concentración, así mismo lo describe como arrogante, megalómaniaco, enfermo de poder.

Aquí llegamos a la parte donde el grupo Anonymous le declara la guerra al siniestro culto llamado Cienciología. Anonymous inspiró su nombre por los usuarios de Internet que se niegan a dar su nombre, la máscara con la que se presentan corresponde al personaje de la novela gráfica de Guy Fawkes, V de Vendetta. Anomynous ha manifestado en múltiples ocasiones que buscan proteger su identidad por miedo a las represalias de la Cienciología quienes, al ser una organización poderosísima con frecuencia persiguen a ex miembros que ya no comulgan con su cosmovisión y cosmología. Creemos la historia de la Cienciología, su visión del universo y su poder gracias a las filtraciones a WikiLeaks de parte de ex-miembros que las revelaron. Esta truculenta historia parece salida de una pesadilla y revela hasta que punto el ser humano puede ser manipulado, engañado, y maltratado, todo en nombre de un culto que combina elementos pseudocientíficos, ciencia ficción, creencias paranormales, ufología; todo un cocktail de mitos y supersticiones tendientes a enajenar a los creyentes, robarles su voluntad y de paso, muy convenientemente, separarlos de su dinero. La historia de la Cienciología debería ser motivo de vergüenza para los gobiernos y organizaciones que los toleran en nombre de la libertad de culto. El autor que a partir de las filtraciones de Anomymous se empezó a interesar por la Cienciología. El cienciólogo practicante se abre paso en la vida de la secta ascendiendo a través a través de una serie de niveles o grados de desarrollo personal, a medida que asciende, tiene que ir pagando cursos y manuales que cada vez cuestan más dinero. El cienciólogo practicante puede acceder gratuitamente a estos manuales haciendo ciertas labores subordinadas. Muchas de las personas que son ex-cienciologos están resentido con al secta debido a que les arruinó la vida, la mayoría fueron amenazados por la estructura jurídica de la secta que también los intimida y los persigue. La labor de Anonymous y WikiLeaks consistió en filtrar toda la información de los manuales y los cursos, con esto, dieron un golpe bajo a los poderosos intereses económicos de esta agrupación religiosa. Quienes dirigían WikiLeaks soñaban con recibir una demanda de parte de la Cienciología, sin embargo, no hubo tal. Una demanda de parte de esa secta hubiera demostrado el poder que tiene WikiLeaks, y la Cienciología hubiera entrado al debate público atrayendo la atención de la prensa de todo el mundo. Es evidente que a los líderes de la secta no les interesa ser conocidos o atraer la atención.

Otro evento que puso a la página de filtraciones en la mira de todos los medios del mundo fue la filtración de un vídeo sobre unos soldados estadounidenses quienes, desde un helicóptero Apache dispararon a un grupo de civiles en Irak, la fecha, 12 de julio del 2007. Existían rumores sobres el vídeo y sobre el incidente, la agencia Reuters solicitó sin éxito que el Departamento de Estado de Estados Unidos le entregara el material, en él, supuestamente se veía como entre los civiles se encontraba el reportero fotógrafo de la misma agencia Namir Noor-Eldeen y su ayudante, quienes murieron en el incidente. En el 2010, Bradley Manning filtró el vídeo a WikiLeaks. En el vídeo vemos la perspectiva de los soldados desde el helicóptero, los comentarios, los disparos contra un grupo de veinte personas, presumiblemente insurgentes. El vídeo conmocionó desde un principio la opinión mundial y fue motivo de acalorados debates. Más tardes Julian Assange crearía un documental inspirado en estos eventos. Incluyo abajo la entrada en YouTube de este documental:


                  

A partir del documental creado para WikiLeaks, la fama de la organización alcanzó alturas insospechadas. El portal de Julian Assange le ha declarado la guerra a la nación más poderosa del mundo. El sitio web contribuyó a crear la idea generalizada de que ya no es posible guardar secretos, ni para las agencias de seguridad de diversos países (que también escudriñan la vida de los particulares) ni para las personas comunes y corrientes. La idea detrás de este portal de filtraciones a contribuido a crear cierto antagonismo entre aquellos de que alguna manera sienten que los poderosos se han aprovechado de ellos y consideran que es necesaria una especie de revancha o retribución, y por otro lado, el miedo de los poderosos a que se revelen sus prácticas, muchas veces poco éticas. Este antagonismo se antoja muchas veces demagógico y hasta maniqueo, pero también se concibe como una manifestación necesaria para dar voz a aquellos que no la tienen.

Si hay una hybris, también debe haber una némesis. ¿Quién representa a una y quién a la otra? Julian Assange es retratado en el libro de Daniel Domscheit-Berg como un egocéntrico, su arrogancia no se hace de cualquier enemigo, sino del más grande, aquel que podrá en el futuro sacarlo de la embajada de Ecuador para deportarlo a Estados Unidos para ser procesado. WikiLeaks ha puesto en evidencia Estados Unidos con reportes y filtraciones conocidas como Diarios de la guerra de Afganistán y Diarios de la guerra de Irak. El gigante se tambalea, pierde credibilidad, cada vez más personas en el mundo cuestionan el liderazgo del Imperio.

Hasta los paranoicos como Julian Assange tienen enemigos. Su paranoia se justifica, tiene tantos problemas y hay tantas personas enojadas con él que su libertad corre peligro. La historia de esta página revela también la personalidad de su autor: Assange es descrito como arrogante, megalómano, obsesionado con el poder, mitomaníaco, descuidado con su persona, negligente, incapaz de reconocer sus propios errores. Deseoso de reconocimiento y celebridad Assange se concibe a sí mismo como un héroe de la libertad de expresión en el mundo. Los medios de comunicación, siempre ansiosos de historias de redención y venganza, lo han convertido en un ícono pop, al mismo nivel de una estrella de rock. Assange fácilmente pudo ocupar un lugar en la revista Rolling Stone pero el fenómeno WikiLeaks excede en su importancia a la personalidad pomposa y narcisista de Julian Assange, la función del sitio sobrepasa la frivolidad, los protagonismos, los egos y las diferencias de sus creadores para instaurarse como un catalizador de cambios en la conciencia y en la percepción de los particulares y los gobiernos al cuestionar la manera en la que se utiliza la información y poner en evidencia la hipocrecía de ciertas organizaciones, empresas y estados.

Estados Unidos decidió hacer guerras en base a la desinformación, a los engaños y a la manipulación mediática. Internet, a través de WikiLeaks y otras páginas, decidió contraatacar, esta lucha entre el Imperio y la comunidad de hackers está muy lejos de acabar. Internet permite que por primera vez, en una red de nodos y sinapsis, la Humanidad tenga cierta noción de unicidad dentro de las propias singularidades de individuos y pueblos, entre la particularidad que somos y la homogeneidad forzada que nos dan las plataformas de información con su software, sus códigos, sus lenguajes,  no debe haber contradicción; estos elementos no deben excluirse mutuamente. Compartir información nos acerca los unos a los otros, la red nos permite tener una conciencia global. Internet se transforma en una red neuronal como una extensión de nuestra propia inteligencia individual. Fenómenos como el de WikiLeaks nos enseñan las posibilidades de colaboración global que nos ofrecen las nuevas tecnologías en miras de crear un mundo más justo donde los ciudadanos puedan participar de las decisiones de sus gobiernos, sin desinformación, sin engaños, sin manipulación de parte de los medios que le dan forma a la opinión pública. La última granada mediática todavía no ha sido lanzada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...